Fue exitosamente añadido a tu carrito.

Carrito

Hoy aprenderás con este artículo cual es la mejor forma de pensar que la ciencia ha encontrado, para que direccionando tu pensamiento puedas encontrar el mejor camino que tu mente pueda caminar y reine cada vez más la paz en tu interior.

Desde el inicio de la humanidad esta ha sido una de las grandes preguntas y al parecer cada ser humano ha querido defender su punto de vista e inclusive ha tratado de aniquilar a otros seres humanos solo por el hecho de pensar diferente.

Son tan grandes las diferencias, algunas diametralmente opuestas, que han  llevado  nuestro planeta y nuestras propias vidas a múltiples conflictos, sin ir más allá solo hay que ver nuestras propias relaciones de pareja.

Como un lente que colorea la vida del color del que está hecho, nuestra forma de pensar nos brinda diferentes experiencias interiores de una misma realidad. Recuerdo mucho cómo una experiencia pasada que para mi hermano había sido totalmente traumática y la misma experiencia para mi, pasó completamente desapercibida.

En el transcurso de mi vida he dedicado un gran número de años a esa búsqueda, al igual que mi profesor en Harvard el Dr. Herbert Benson, quien después de mucha investigación encontró que la mejor manera de pensar se llama “La Espiritualidad”, vista esta no desde el punto de vista religioso , sino planteada como “la comprensión de que la vida tiene un propósito y un sentido”.

La verdad no es tan fácil de dilucidar el propósito y el sentido de cosas como la muerte de un ser querido o una enfermedad. Recuerdo este fuerte cuestionamiento cuando en cierta ocasión cuando recién graduado de la universidad me encontraba con el corazón en la mano, literalmente, de un hombre joven a quien habían disparado por robarle el carro. Allí estaba yo dándole masaje cardiaco directamente en el corazón y su vida pendiendo de un hilo. Este hombre se salvó pero esa imagen nunca se borró de mi mente como tampoco el cuestionamiento sobre la vida y la muerte.

Fue mi gran Maestro Gerardo Schmedling quién me diera las luces que me permitieron salir de “Las garras del sufrimiento” y encontrar la luz como dicen en muchas iglesias.

Al observar cada uno de los actos, pensamientos y palabras de los seres humanos, podemos encontrar una única, final y determinante intención de todos los que habitamos este planeta…. La felicidad.

La felicidad es el resultado esperado de cada acción pensamiento y palabra que emitimos, la felicidad es el esperado final de cada uno de ellos, lo que es evidente y salta pronto a nuestra vista es que ese definitivamente no es el final de muchos de ellos.

Por ser feliz mata el asesino, a quien también matarán o encarcelarán, por ser feliz es infiel una pareja a quien la ruptura, el divorcio y  el sufrimiento marcaran su error. Por ser feliz se levanta tarde el trabajador que recibirá un memorando y si continúa sin madrugar será despedido.

Al hacer esta observación, podemos fácilmente encontrar que en suma no sabemos ser felices, pues si supiéramos, ya lo seriamos, en lugar de esto vemos que son muchos los errores y algunos los aciertos en nuestro camino a la felicidad, pero lo maravilloso es lo que queda de cada uno de ellos…el aprendizaje.

En este proceso de ensayo y error vamos aprendiendo cómo se hace para ser feliz, de donde podemos deducir que el propósito y el sentido de la vida es aprender a ser felices.

Aprender, aprender y aprender es la comprensión que nos permite empezar a encontrar sentido y a los sin sentidos, aprender es la explicación de tanto caos, aprender es la justificación de tanto error, aprender es a lo que nos mandaron a este maravilloso y terrible colegio de la vida.

Aprender a ver el aprender de todos los seres humanos es empezar a ver el propósito y sentido de la vida y  el primer parpadeo que aclara nuestra visión para empezar a ver con más claridad la vida.

Por eso cuando vemos el aprender de cada ser le encontramos validez las experiencias de cada cual, y nos acercamos a la mejor forma de pensar, a una visión verdaderamente espiritual de la vida.

A esto me dedicaré en este espacio. Te invito a que nos acompañemos y caminemos juntos en este punto de encuentro en donde podremos encontrar el propósito y sentido de cada cosa, y caminar con una visión más clara el camino de la felicidad.

Dejar una respuesta

SpainUSA